Irlanda en cinco días: Días 1 y 2: Especial La Calzada del Gigante

By Inma Orduna - 8:00




Cinco meses después de nuestra gran aventura por la Costa Oeste (que puedes recordar aquí) arrancábamos nueva aventura, nuevo road trip, esta vez por Irlanda. 
Una aventura en familia con un ritmo completamente diferente, en un país al que no regresaba desde hacía 20 años y que me apetecía mucho redescubrir con mi mirada "adulta". 
Una aventura que además coincidía con Halloween y lo disfrutamos a tope como unos verdaderos irlandeses. 

Llegamos el primer día, un lunes a las 15h, a Dublín. Y nuestro método de transporte, nuevamente, iba a ser el coche. Así que como las tres primeras noches nos alojábamos en Monaghan, después de comer algo rápido en el mismo aeropuerto nos dirigimos hacía allí.

En Monaghan nos alojamos en el Hillgrove Hotel , un fantástico hotel spa bastante cerca del centro de la ciudad. Aprovecho, por cierto, a dejarte 15€ de descuento para tu próximo alojamiento (sea donde sea, sea cuando sea). 




Esa primera tarde noche la dedicamos a tener una primera toma de contacto con la ciudad (casi pueblo), la primera toma de contacto con la cerveza negra, con los bares (pubs) irlandeses y con el frío que nos iba a acompañar a lo largo de los próximos días. Paseamos por el pueblo y cenamos en Apache, una cadena de pizzerias irlandesas dónde no puedes dejar de probar el pan de ajo. 

Nuestro segundo día (primero completo) en Irlanda realizamos una de las excursiones imprescindibles en Irlanda del Norte: La Calzada del Gigante.

La Calzada del Gigante fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 1986, y desde luego, ¡no me extraña para nada!

A una hora y media (en coche) desde Monaghan el trayecto es espectacular, precioso. Las carreteras son estrechas y no muy cómodas pero el paisaje merece mucho la pena, es como estar en un cuento que precede a las múltiples leyendas de La Calzada del Gigante. 

En nuestro trayecto hicimos una parada antes de llegar, en Bushmills, en una cafetería encantadora: The Copper Kettle con una tarta de cheesecake y ferrero por la que merece la pena regresar. 







Como ves yo siempre viajo con Mi Vida en Rojo por el mundo, y para ese día escogí nuestra tote bag Pasear al Ritmo de la música que es comodísima para los días non stop.

Ya una vez en La Calzada del Gigante, hay parking habilitado y la entrada incluye la audioguía que te guiará a lo largo del recorrido mientras descubres las layendas y la magia del lugar. 
Tuvimos muchísima suerte porque pudimos visitarla en un día de sol increíble, es un lugar dónde se respira su magia y una visita imprescindible en el Norte de Irlanda.

Esa noche, 30 de Octubre, víspera de Halloween íbamos a tener una de las experiencias más halloweenianas: Farmaphobia, una granja espectáculo tremendamente famosa en Irlanda que es una especie de casa del terror en una granja. Es una experiencia muy divertida y más que aterradora, ¡es una verdadera fiesta! 

Así que después de comer algo rápido en un FKC (yo comí ensalada aunque os pueda parecer delito y no veáis lo buena que estaba) pusimos rumbo y destino hacía Navan, el punto de encuentro dónde durante casi todo el mes de octubre se celebra Farmaphobia.





¿Qué te han parecido estos dos primeros días en Irlanda? 
¿Conocías los lugares? 

GRACIAS por todos tus comentarios y visitas. 
Nos vemos, como siempre, con mucho más en las redes sociales,




Besos rojos por doquier,
INMA.






Be happy (and fashion) my friend.


  • Share:

You Might Also Like

4 letras rojas

  1. Hello,

    Oh, amazing !

    Sarah, http://www.sarahmodeee.fr

    ResponderEliminar
  2. Que bonito todo !!! me encantan las fotos que has puesto. Irlanda lo tengo pendiente de conocer. Besos.

    ResponderEliminar
  3. ohh algun dia ire, me parece un sitio magico

    Feliz martes cielo
    www.masqueropa.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla de fotos, me han gustado un montón, deseando conocer mas sobre vuestro viaje :)
    ¡Un beso enorme!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por estas letras rojas!