Nuestro viaje de 4 días a Roma: Día 1

By Inma Orduna - 8:00


Si me sigues en instagram: @mividaenrojo ya sabrás que hemos estado en Roma, y sabrás lo especial de este viaje. 

Mi persona favorita, léase marido, estuvo viviendo en La Ciudad Eterna y desde entonces no regresaba. Yo, estuve en el año 2005 y desde entonces no regresaba. No sé por qué, juntos, no hemos hecho este viaje antes, pero ha sido un viaje realmente especial. Él me ha enseñado su Roma, me ha descubierto lugares auténticos, restaurantes típicos, opciones de turismo menos turísticas, ha sido una verdadera gozada y quiero compartirlo con vosotros. 

Fueron cuatro día a tope, intensos, hemos caminado más de 15km cada día, y había algo que corría a nuestro favor: Había cosas cómo visitar el Coliseo, Foro Romano, por dentro me refiero, que absorben la mayor parte del tiempo que ya las teníamos hechas y que al prescindir de ellas nos permitió poder descubrir muchísimas otras cosas, para las que quizás en una primera visita de pocos días no hay tiempo, o quizás, si te organizas bien, sí lo hay. 

Llegamos a Roma a las 9:11h del martes 15 de enero. Una época por cierto maravillosa para visitar la ciudad por la poca afluencia turística de la temporada. 
Lo mejor del madrugón es que tras dejar las maletas en el que iba a ser nuestro hogar, sólo eran las 11h de la mañana y teníamos todo un día por delante para lanzarnos a las calles romanas a disfrutar. 




Nos alojábamos cerca de Santa Maria Maggiore, lugar dónde mi persona favorita vivió en su estancia en Roma y le hacía ilusión regresar por la zona. 
Nada más pisar la calle, sin maletas y cámara en mano, primera parada en Il Pasticciaccio, una cafetería/restaurante con un juego de mesas geométricas vintage que me encantó. Y si te apetece disfrutar del típico aperitivi italiano es un lugar idóneo para ello. 

Los cafés en Roma se toman espresso y en barra. Rápido, y si quieres sentarte lo pagas tres veces más. Y ya sabéis lo que dice el dicho, si vas a Roma compórtate como los romanos...






Nuestra siguiente parada fue la Escalera Santa. También os lo contaba en Instagram, ninguno de los dos conocíamos el lugar y fue un verdadero descubrimiento. La Escalera Santa auténtica, por la que Jesucristo subió el Viernes Santo para ser juzgado, no se puede visitar ya que requiere elevados niveles de conservación; sin embargo la capilla está dividida en tres: una escalera de acceso, la Escalera Santa que no admite visitas y una escalera para subir de rodillas, rezando a modo de penitencia. 
Como prácticamente todo en Roma, tiene una decoración artística que te deja sin palabras. Y es allí, dónde por tres euros y medio puedes acceder al Sancta Sanctorum, la primera capilla Papal que se construyó, antes de La Basílica de San Pedro, dónde sí se puede ver un trozo de la Escalera Santa auténtica, protegida y con acceso restringido. A nosotros nos encantó, es muy pequeña y tuvimos la gran suerte de acceder a ella solos, dónde nos quedamos un rato buscando información en Google de su historia y la historia de las obras pictóricas que la componen. 

Y es que la Escalera Santa está justo en frente de la impresionante Archibasílica de San Giovanni in Laterano, que fue nuestra siguiente parada en la ruta de nuestro primer día en Roma. A continuación, y de camino al Coliseo realizamos una parada en otra Basílica, esta vez San Pietro in Vincoli para ver El Moisés de Miguel Ángel. Nos la encontramos cerrada y es que únicamente abre de 8 a 12.30h y de 13h a 19h, ¡regresamos al día siguiente, pero os dejo las fotos en este día! 
La escalinata que da acceso, con túnel incorporado, es ¡encantadora!




Y continuamos nuestra ruta hasta El Coliseo, dónde paseamos por alrededor del Foro Romano, el Circo Máximo y cruzamos para subir al Jardín de los Naranjos. Un lugar que yo no conocía, con un mirador y unas vistas de Roma realmente impresionantes, ¡os lo recomiendo muchísimo, es un jardín precioso y además no había mucha afluencia de gente!

Al bajar pusimos dirección hacia el Campo de Fiori y Piazza Navona, no sin antes pasar por el Teatro Marcelo. Podría estar todo el rato diciendo que todo es impresionante y precioso, pero la belleza de la mayoría de lugares de Roma es indiscutible. 








Fue en este trayecto en el que descubrimos una Iglesia que para mi puede que sea de las más bonicas que he visto en Roma: Santa Maria in Portico in Campitelli.

Este día se nos hizo tan tarde que comimos (casi merendamos) en uno de los múltiples restaurantes muy cerquita a Piazza Navona y nos reservamos el café para uno de los lugares míticos que no puede faltar en tu visita a Roma: Sant'Eustachio il Caffè.

Fue de camino cuando paseamos por la Via del Governo Vecchio, en la cual te encontrarás con una librería maravillosa que se llama Otherwise, múltiples tiendas de moda y joyería vintage y el lugar dónde me comí el mejor helado que he probado estos días: Cam Bio Vita.







A estas alturas estábamos ya realmente agotados. Sin parar y habiéndonos levantado a las 4.30h de la mañana para coger el avión, decidimos acercarnos a Piazza Venezia de noche antes de regresar al que iba a ser nuestra casa durante esos días. Por el camino, en la Via Vittorio Emmanuelle, otra súper recomendación de tienda para soñar: Fox Gallery Roma

Y así es como terminamos nuestro primer día en la Ciudad Eterna. ¿Ganas de más? ¡No te pierdas mis próximas publicaciones!








GRACIAS por todos tus comentarios y visitas. 
Nos vemos, como siempre, con mucho más en las redes sociales,




Besos rojos por doquier,
INMA. 








Be happy (and fashion) my friend.

  • Share:

You Might Also Like

2 letras rojas

  1. Rome is such a nice place, I wish to be there one day to have a feel of the place. Beautiful pictures, thanks for sharing.
    Wonder Cottage
    The Glossychic

    ResponderEliminar
  2. ¡Que coincidencia! Yo también viví por la zona de Santa María la Mayor cuando hice la Erasmus en 1999. ¡Ya hace 20 años! He vuelto alguna vez a la Ciudad Eterna y siempre descubro lugares nuevos. Tengo pensado volver este año, a ver si puede ser.

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por estas letras rojas!