jueves, 5 de octubre de 2017

Mi último cumpleaños de soltera: sobre disfrutar los momentos especiales sin redes sociales.


El pasado 28 de julio celebré mi último cumpleaños de soltera con una pequeña celebración con la que mi familia me sorprendió. En este post os hablé del día con este 31 cosas sobre mi. Pero en ese post todavía no sabíais lo que estaba por venir, y hoy quiero reflexionar sobre ello. Sobre disfrutar los momentos especiales sin redes sociales. 

Fue una celebración sencilla de noche de verano al lado de la piscina. Unos besos rojos en forma de posa vasos inundaban la mesa y los mismos besos rodeaban todas y cada una de las pajitas. Una guirnalda de bolsas, con la palabra Felicidades, y en cada una, una flor, decoraban el espacio desde lo alto. En la presidencia de la mesa una silla me esperaba con este cartelito.

Algo muy sencillo para una cena más en familia, pero también un poco más especial. Esos pequeños detalles que no son precisamente grandes lujos, pero que hacen que se te caigan las lágrimas y que seas,sobre todo, realmente feliz. Esos momentos que hacen que la vida merezca la pena vivirla.

Cuando nos prometimos tardamos en compartirlo con el mundo y aunque a veces las ganas de compartir son intensas, lo cierto es que tengo que admitir lo acertada de aquella decisión. De saborear más el momento cuando no estás pendiente de obtener la foto perfecta, de compartirlo todo para que nadie se pierda nada, de hacer caso a los que están ahí en carne y hueso, a los abrazos, a los besos y a las sonrisas de verdad. De compartirlo posteriormente y si realmente te apetece. De comprender que no es más feliz el que más lo enseña, ni el que comparte más momentos de amor. Igual que,habitualmente, no es el que más quiere el que más veces dice te quiero. 

Porque así como las cosas se demuestran, también se viven y muchas veces, en la era de la inmediatez, nos estamos olvidando de vivir el momento actual al cien por cien, de sonreír al contemplar una escena porque te la has perdido por estar mirando la pantalla del móvil. De desaprovechar esa hora que tienes para estar con esa persona a la que no ves tanto como te gustaría, por contestar un whatsapp o leer los comentarios que te han dejado en la la última foto que has publicado en instagram. De no cederle el asiento a una persona mayor en el metro, porque estás tan absorto en tu mundo digital que ni siquiera te has percatado que está ahí de pie. 


¿sabes una cosa?, yo me niego a vivir la única vida que tengo así.

GRACIAS  por todos tus comentarios y visitas.
Nos vemos, como siempre,con mucho más en las redes sociales,


INSTAGRAM @mividaenrojo


Besos rojos por doquier.
INMA,





Be happy (and fashion) my friend.

6 letras rojas:

Ein Tag mit Pepa dijo...

Pues haces muy bien! Por más momentos especiales llenos de besos rojos por doquier !!

Laura - Nueva Visión dijo...

Me has hecho recordar el nacimiento de mi niño pequeño. Con el mayor no era tan habitual eso de tener 3G (sí, 3 que no 4G) y no me esperaba aquel aluvión de Whatsapps, mensaje de messenger... también elegí vivir con él la alegría de su llegada sin mucha más difusión.

Miss trendy Barcelona dijo...

Qué celebración más guay!
Besos
http://www.misstrendybarcelona.com/2017/10/langkawi-un-paraiso-en-malaysia.html

Mariola Azores dijo...

Querida novia (esto de "la novia" suena un poco a Kill Bill): Creo que por fin vamos a tener un buen montón de horas para resarcirnos. Me ha encantado el post, by the way.

Giulia Malano dijo...

Beautiful post darling!!

https://julesonthemoon.blogspot.it

Midnight Cowgirl dijo...

It's important to remember to live in the present moment :)

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por estas letras rojas!