viernes, 2 de octubre de 2015

Por un Día OFF: Hotel-Spa Hacienda Zorita


Si el principal objetivo de publicar los viernes los día off es desconectar del mundo de la moda y relajarnos, ¡hoy lo voy a cumplir al pie de la letra!

Como habéis visto en las redes sociales, esta semana estuve 24 horas exactas en Salamanca, concretamente en Hacienda Zorita, uno de los 15 hoteles small luxury de España, donde disfrutar precisamente de eso: de esos pequeños grandes lujos que no van más allá del buen descanso, la buena comida y el buen vino; todo esto en un enclave a las orillas del río Tormes y haciendo gala del verdadero slow life.






Una hacienda de 20 habitaciones dobles, 3 suites y 17 villas con jardín privado (pudistéis ver en la que yo me alojé en snapchat: mividaenrojo y sobre estas letras en imágenes). 

Una hacienda a la que escaparte por puro placer, para relajarte y mimarte el tiempo que quieras, a la que acudir para desconectar de la gran urbe, un lugar en el que comer y beber bien, en el que respirar aire puro, en el que celebrar todo lo que quieras; desde una fecha especial a una boda. 

Una hacienda que fue lugar de residencia de Cristóbal Colón mientras se celebraban las conferencias de Valcuevo que darían la viabilidad a su gran viaje; una hacienda que se ha restaurado siendo fiel a aquél lugar, que además incluye un guiño a Cristóbal Colón, ya que el techo de la bodega, diseñado por el arquitecto José María Pérez González, recuerda el casco invertido de una carabela.

Por alojarse en Hacienda Zorita, uno tiene acceso a una cata de vinos (de cosecha propia) y acceso a un spa que tiene las espectaculares vistas que veis en las imágenes. 
Además éste es wine spa pero tienen múltiples tratamientos de belleza y masajes (yo probé el masaje tailandés y os lo puedo recomendar plenamente).

A mi me impactaron especialmente su atardecer y su amanecer, dos momentos mágicos del día, que para mi son esa definición perfecta de pequeño lujo, además en un lugar inigualable. Que el río Tormes pase por debajo de la casa grande es algo que le hace tremendamente especial,y que por la ventana sólo veas naturaleza es un gran pequeño lujo para los que vivimos en ciudad. 
La atención del personal es impecable, y de su gastronomía (y las actividades fuera de Zorita que ofrecen) os hablaré mañana, que es sábado, toca publicación gastronómica, ¡y os va a fascinar!

Pero como todo no puede ser perfecto, una pequeña objeción, ¡en la capilla no se pueden realizar bodas religiosas! Una capilla preciosa a la que sólo le falta ser sacralizada, y me atevería a decir que al lugar no le faltaría nada más.

Yo desde que llegué estaba pensando en regresar, y le he prometido a mi persona favorita que si termino en abril mi primera maratón lo vamos a celebrar, ¡¡sin móviles!!, en Hacienda Zorita. 


Algunos de vosotros ya me contastéis en redes que habíais estado y también quedastéis maravillados, contadme, ¿conocíais el lugar?
¿Os ha gustado el post? Ya sabéis, que como siempre, todas las fotos son mías.

¡¡Espero qué os haya gustado!! Y si os escapáis al lugar, ¡espero qué me contéis vuestra experiencia!


Gracias por todos vuestros comentarios y visitas, nos vemos como siempre, con mucho más, en las redes sociales,


instagram: @mividaenrojo 



Be happy (and fashion) my friend.

2 letras rojas:

Ivanasworld dijo...

me gusta el sitio :)

Anónimo dijo...

Menudo lugar Inma, tomo nota porque sí merece una visita!

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por estas letras rojas!