La historia de las joyas que nunca me quito

By Inma Orduna - 8:00





Hace unos días te contaba en Instagram que estaba preparando este post. Un post con esas joyas, diarias, que tienen un significado especial para mi y nunca me quito. 

Si eres observadora (o quizás observador) te habrás dado cuenta que excepto ocasiones muy contadas (algún look invitada perfecta, looks de playa,...) siempre repito, prácticamente, las mismas joyas. 6 anillos, dos colgantes y dos pulseras. 

Empiezo por los anillos y empiezo por el de la primera imagen. Es una fotografía del día de nuestra boda, realizada por The Creative Shot. El único anillo que llevé el día B. Un anillo vintage muy especial que me regaló mi tía unos días antes. Un anillo que a ella se lo había regalado su tía cuando tenía 16 años. Una verdadera joya, de esas que marcan de verdad. 

Los otros anillos que siempre llevo son: tres más de oro, juntos, en la mano derecha. Mi alianza, y dos anillos que me regalaron en mi comunión. Uno de ellos regalo de mis abuelos, no lo había llegado a estrenar hasta ahora, y es una pequeña forma de llevarles físicamente siempre conmigo.

Y nos quedan los otros dos. Juntos también, en el dedo índice de la mano izquiera. De plata y brillantes ambos. Uno de ellos regalo de mi padre a mi madre cuando todavía eran novios. Y el otro, no menos especial, regalo de mi amiga Clara con motivo de mi boda. Un anillo fabricado en Praga, con su piedra típica, artesanalmente. ¿Es o no es maravilloso? 

Respecto a los collares siempre llevo una estrella con un brillante que me regalaron mis compañeros de Madrid antes de empezar esta nueva aventura de: boda, traslado a Málaga, "abandonarles"... fue un detalle precioso y una forma de llevarles siempre conmigo, cerquita del corazón. 
Y aunque no son tan especiales, no tienen una historia personal detrás, últimamente no me quito mi inicial con la I y las dos pulseras de oro de Daniel Wellington, que desde hace tiempo me complementan a la perfección cualquier look. 



Ya ves que yo soy una romántica sin remedio. Pero cuéntame,

¿Te habías fijado en ellas? ¿Tienes alguna pieza especial qué siempre va contigo? 

¡Me encantaría conocer su historia! 


GRACIAS por todos tus comentarios y visitas. 
Nos vemos, como siempre, con mucho más en las redes sociales,




Besos rojos por doquier,
INMA.







Be happy (and fashion) my friend.

  • Share:

You Might Also Like

4 letras rojas

  1. Este tipo de joyas son las mejores, sin duda!
    besos
    http://www.misstrendybarcelona.com/2018/09/como-elegir-las-gafas-en-funcion-del.html

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo soy y sí me había fijado. Desde que mi abuela murió llevo siempre los que eran sus pendientes favoritos, también llevo dos anillos de oro y brillantes que me regaló mi madre: uno de cuando acabé la primera carrera y otro de cuando me hicieron mi contrato indefinido. Al final somos muy iguales.

    ResponderEliminar

¡Muchísimas gracias por estas letras rojas!