viernes, 31 de marzo de 2017

Belleza: Sin miedo a sonreír (carillas de porcelana)



Hace poco más de un año celebrábamos en este post que el mejor accesorio de belleza, sin duda alguna, es la SONRISA. Una sonrisa real, auténtica, que aporta toda la luminosidad a tu rostro y a cualquier look haciéndote estar guapa, muchísimo más guapa. 

Antes de mi ortodoncia tenía miedo a sonreír. Yo era prácticamente una niña pero estaba completamente acomplejada por mi sonrisa. Fueron tres años de ortodoncia, de los antiguos brackets; de aquel puente para ensanchar el paladar; de extracciones (me quitaron cuatro piezas definitivas para facilitar que todas encontrasen su lugar en mi sonrisa; no se nota nada sino te lo cuento), de aquellas gomas horrorosas y dolorosas; y de la fijación interna (que todavía llevo a día de hoy). Recuerdo que en aquél entonces todavía no colocaban ortodoncia en el pueblito bueno y teníamos que ir a la capital de provincia más grande que teníamos cerca; algo que se convirtió en algo estupendo porque esa tarde de cada mes se convertía ¡en tarde de compras!

A día de hoy estoy muy agradecida a mis padres por aquella decisión que tomaron (casi) por mi en su momento. Gané confianza, perdí el miedo a sonreír, y aunque esté mal que yo lo diga: hoy puedo afirmar que ¡me encanta mi sonrisa! 

Toda esta introducción inicial para contarte que a pesar de todo, últimamente me estoy planteando el tema de las carillas de porcelana. Es un tratamiento que están utilizando muchas personas de mi entorno, y todas con experiencias muy positivas. En mi situación personal ya no necesito grandes correcciones; pero sí alguna pieza que se ha movido un poco; más que corrector me lo han recomendado, en mi caso, como tratamiento de mejora y entre las múltiples características que tiene me gusta que es rápido, sencillo y que además mejora el color de la pieza dental. Vamos, ¡qué después de unos brackets en plena adolescencia, todo lo que venga sólo puede ser mejor! Pero antes parece que tendría que tratar bien mi bruxismo (sí hija sí, qué no nos falte de nada), algo de lo que me he enterado gracias a la sección "pregunta al dentista" de las clínicas dentales PropDental, ¡menos mal! 


Cuéntame, ¿tienes experiencias con este, u otro, tipo de tratamientos? 

A pesar de todo, no lo olvides nunca:

¡No temas SONREÍR, estás más guapa!



GRACIAS por todos tus comentarios y visitas.
Nos vemos como siempre, con mucho más, en las redes sociales,


instagram: mividaenrojo



Be happy (and fashion) my friend.

6 letras rojas:

Midnight Cowgirl dijo...

I had braces when I was a pre-teen, and I hated them. But, I'm so happy now that my parents made me get them :)

Ayu Damayanthi dijo...

Lovely retro look my dear! You look so beautiful with that hat! <3

Jen Cabildo dijo...

Cuéntame como te va con las carillas, también he planteado ponerme.
Yo duré con tratamientos dentales durante casi 10 años amiga, tambien ampliaron mi palador, me quitaron unos dientes, y brackets durante años jajaja, pero estoy muy agradecida de los resultados finales, tienes razón con que una gran sonrisa ayuda a la confianza. ♥

www.heresometimes.com

C - Abriendo mi armario dijo...

Soy una afortunada porque nunca he tenido nada, ni una caries así que mis dientes no son perfectos pero tampoco me han molestado.
Tienes una sonrisa preciosa.

Mariola Azores dijo...

Pues es verdad, tienes una sonrisa preciosa, siempre lo pienso.

Black Dress Inspiration dijo...

Alguna vez lo he hablado con mi dentista pero al final nunca hacemos nada
Bss

http://www.blackdressinspiration.com

Publicar un comentario

¡Muchísimas gracias por estas letras rojas!